Lo bueno, lo malo y el humano

INTRODUCCIÓN:


Mi nombre es LEONÉ.
Mi intención al escribir este libro es compartirte mi sentir, mi pensar y mi experiencia adquirida en esta vida.
Realmente creo que te hará bien charlar conmigo… sabes … yo no pretendo decir que soy un buen escritor, deseo mostrar mis muchos defectos y tal vez haya algunas virtudes, soy un ser humano… muy humano y no pretendo quedar bien contigo.. solo deseo compartir mis conocimientos.

En esta charla que tendré contigo hablaré de los temas que normalmente no se desean hablar, te diré mi opinión sobre la fidelidad, economía, diferencia entre hombre y mujer, política, no porque todos los políticos son humanos, es decir: son iguales.

La política cambia, más bien por la cultura del político que por el nombre del partido que representa. y también hablaremos de las razas y culturas humanas (claro algunas). Y otros temas.

Cuando fui adolescente quería saber la verdad de la vida y entre a un laberinto de el cual no podía salir despues, era como nadar mar adentro y cuando deseaba salir ya era de noche y me sentía en medio de la nada cansado y frustrado……me sentía más loco que cuerdo, tenía que fingir estar cuerdo para sobrellevar la vida, mas.. gracias a Dios hoy estoy muy bien y comprendo que solo Dios sabe la verdad de la vida... solo él tiene la sabiduría absoluta.

He leído en la biblia que hay misterios que son de Dios, misterios que solo él puede comprender. Creo que desear saber demasiado (filosofía) puede ser como un foco navideño como los que suelen usar en esta época, puede ser conectado a una torre de alta tensión. Hoy conozco lo suficiente para estar bien conmigo y pienso en el propósito y actitud que debo tener ante la vida.
Porque como dijo Confucio: " todo depende de el cristal con que se mira"…….Sabes, si todo lo vez gris y obscuro, para ti así será aunque el mundo esté lleno de colores; eso lo viví y en ese aspecto, es verdad.

Saber lo suficiente para estar tranquilo………………………..es suficiente!!!!!! Pero si no... hacemos caso de consejo.

Sentir el viento, acariciar tu rostro, ver en la noche obscura el brillo de las estrellas... sentirte tan libre, tan vivo como para morir cualquier día y sonreírle a la muerte conociendo que el creador de todo lo visible e invisible y del sol que te da calor y de la luna que te inspira pensar cosas bellas, el creador de todo es tu padre y te ama más que nadie y nadie ama más que Dios.

Páginas vistas en total